Búsqueda personalizada

martes, 25 de noviembre de 2008

Abril para vivir...


Una mañana de abril
cargado con maletas repletas de amargura
y mi corazón perdido en la distancia
"desentrené" en Granada.

Arrastré mi cuerpo desgarrado
sin corazón, sin sangre y sin espíritu.
Hasta dar con mis huesos en el barro
y convertir toda mi alma en detritus.

Bebí Granada por las noches
comí por la mañana sierra
me unté de calles y rincones
me revolqué las tardes en la vega.

Y así, a trocitos componiendo
caricia por aquí, beso por doquiera,
abrazos y sonrisas,
tapas y cerveza...

Una noche de pleno mes de agosto
con más pena que gloria
y más alcohol que vergüenza
me vino a visitar un ángel
vestido de enfermera.

Ahora bebo Granada,
duermo y sueño sierra,
y todos los fines de semana
me como a "mi enfermera".

No hay comentarios: