Búsqueda personalizada

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Volver

He vuelto a Granada
después de tantos años
y mi alma cansada
al fin aquí, se ha aliviado.

Solo voy por sus calles,
sus plazas, sus mercados,
solo miro a sus gentes,
ya no miro el pasado.

La paz, la quietud,
y por que no, la alegría,
me recorren el cuerpo
y tu boca, y la mía.

Dulces los besos de granada,
dulces los de la vega,
dulces los de la alhambra.

Otoño en mi vida,
atardecer en mi casa.

No hay comentarios: