Búsqueda personalizada

martes, 24 de noviembre de 2009

Silencios...


Por favor, no digas nada,
sella tus lábios,
baja la mirada,
aparta esos ojos
lejos de mi cara.

Que no puedo verlos
que son como espadas
que rasgan mi alma.

Déjame sentado
al arruyo del agua
con mi pena al lado.

Puede que mañana
ya no sea llanto
ya no sea nada.

Silencios en la noche
suben hasta la mañana
y otra vez me muero...

Me atraviesa una daga
con flores de huerto
adornando el alba.

Por favor, no me mires
sella tus ojos
no me digas, ni una palabra

que no se me acerquen
tus labios a la cara
que puedo besarlos
y morir en Granada.

8 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Precioso, hasta en la muerte

Silencios dijo...

Sublime, querido amigo.
Así se muere en Granada.
Un excelente homenaje.

Mis besos siempre.

MariCarmen dijo...

Encantador y sublime, realmente me gusto!

Un gran saludo.

MariCarmen

Olivier Franconetti Benamor dijo...

sublime!!!...y para ti...

Triana!

Mario dijo...

Granada es para nacer, vivir y morir. Para reproducirse que diría y cantaría Sabina, también.

Gracias por tu poema.

Me encanta que mi blog y el tuyo, a modo de presentación fotográfica, se parezcan.

Un abrazo.

Mario

Silencios dijo...

Gracias JAMs, había perdido tu url, con el cambio de domicilio bloglero.
Ya estás enlazado, no podría perderme ni una sola de tus poesías sobre la tierra que más amo.

Mil besitos agradecidos

namasté dijo...

Me encanta este blog, gracias!. Yo soy catalana pero amo Granada. A veces creo que si han habido otras vidas, la mía seguro que fué allí, seguro... Porque adoro hasta el nombre, me emociona la Alhambra, verla, decirla, pasearla...
Y maravilloso poema:
"que no se me acerquen
tus labios a la cara
que puedo besarlos
y morir en Granada"...precioso!

Namasté

namasté dijo...

Por cierto, tu frase del perfil:
"Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada, como la pena de ser, ciego en Granada", la tengo en un platito de cerámica precioso que compré al lado de la Alhambra.
Ahora adorna una mueble de mi casa y cada vez que la veo recuerdo Granada...