Búsqueda personalizada

martes, 24 de noviembre de 2009

Silencios...


Por favor, no digas nada,
sella tus lábios,
baja la mirada,
aparta esos ojos
lejos de mi cara.

Que no puedo verlos
que son como espadas
que rasgan mi alma.

Déjame sentado
al arruyo del agua
con mi pena al lado.

Puede que mañana
ya no sea llanto
ya no sea nada.

Silencios en la noche
suben hasta la mañana
y otra vez me muero...

Me atraviesa una daga
con flores de huerto
adornando el alba.

Por favor, no me mires
sella tus ojos
no me digas, ni una palabra

que no se me acerquen
tus labios a la cara
que puedo besarlos
y morir en Granada.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

"SOÑANDO EN GRANADA"



Flotando sobre la bruma de la mañana
pasee por la vega, por las oscuras alamedas.
Acariciado por los primeros rayos del sol
me despertó la campana de la Vela.

Tu cuerpo aparecía tatuado
por las sombras de la celosía,
rodeado, por miles de estrellas de luz,
que brillaban en tu piel mientras dormías.

Aspiré profundamente y me inundé el alma
del perfume de las flores de la Alhambra,
del olor cálido e intenso de tu cuerpo,
del rumor constante y cantarín del agua.

Otra noche de ensueño había pasado...
otra noche irrepetible de Granada.