Búsqueda personalizada

martes, 9 de febrero de 2010

¿Recuerdas...?



Recuerdas, mi amor,
aquella tarde dorada,
flotando entre el aroma del café,
fugaz posaste en mi la mirada.

Dulces como el almíbar,
tus ojos.
Nunca terminé de recorrer
tu cuello...
para posarme en tu boca roja,
como el fruto de un cerezo.

Delicado corto y rubio,
tu pelo.

A oleadas las teclas del piano
entre el humo del tabaco
se mezclaban,
y pequeñas caricias
los violines me hacían
en el alma.

¿Recuerdas, mi amor?
No recuerdas...

No pude decirte nada...
Y así me quedé extasiado,
contemplando la belleza
en una tarde dorada.

Me senté esta tarde en SILENCIOS
y sentí estas cosas...

4 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Dormir y entrar en extasis

Mario dijo...

Acabas de bautizar con tus palabras, mi rato cafeinado.

Gracias, otra vez.

Silencios dijo...

Recuerdo los detalles de tu mirada, las caricias de sus destellos, el oleaje del roce de tu piel, el vértigo desnudo de tu huella y de tus labios ... las fugaces lineas de tus palabras.

Hoy clamo en silencio la ternura de tus letras, y aunque no sean para mi, me las llevo como si fueran propias.

Mis besos dulces caricias a tu alma.

Esencia dijo...

Expresar l que uno siente iere resulta ser poesía.

con cariño, esencia