Búsqueda personalizada

jueves, 4 de marzo de 2010


Si pudieras acunar mi cabeza en tu regazo
y con besos infinitos borraras los recuerdos
que me alejaron de ti.

Si pudieras acariciar mi rostro demacrado
y con tus manos como palomas,
borraras mi memoria al fin.

Dejaría de beber en las fuentes negras
de la tristeza amarga y la melancolía.
Dejaría de sufrir.

Si pudieras con el aura de tu cuerpo
conectar cada día mi piel desnuda,
empezaría a sentir.

Y si el hilo de mi corazón que un día
se quedó enganchado mientras huía
de la desesperación...

Pudieras recogerlo en una bobina
y lo tejieras de nuevo, podría amar,
sentirlo en el pecho.

Yo te ofrezco, inmensidad, mar, cielo,
y campos de flores amarillas,
Amor Eterno.