Búsqueda personalizada

lunes, 19 de julio de 2010

Noche Lorquiana


El 17 de Julio,
Con luna mora y cielo negro,
dejo el calor de Granada.

Entrando en Fuentevaqueros,
estabas sentado en la plaza,
impasible, entre el agua,
rodeamos tu presencia
que se vino como capa,
de frescor en la alameda
camino de Valderrubio
para llegar a tu casa.

Cuando pasé vi tu cara,
oscura como la noche
sin estrellas derramadas
por las choperas inmensas
de la vega de Zujaira.

Cuando atravesé la puerta
de la que fue tu morada,
lo hice como lo hace
en el templo una beata.

Toqué las mesas, las sillas,
los varales de las camas,
con lo ojos muy abiertos
miré las fotos, tu carta,
intentando que mis poros
absorbieran de la estancia
un trocito de tu genio
de tu aliento, de tu alma.

Y así transcurrió una noche
maravillosa, Lorquiana,
de música, risas, besos,
y aunque no vimos la Alhambra
a tragos nos la bebimos
en tu patio..., en tu casa.

Mi admirado Federico,
Por todo te doy las Gracias.

martes, 6 de julio de 2010

Azahar






Sigo la línea de tu horizonte,
me detengo en tus valles
en tus montes,
dibujo ríos de besos,
de saliva, de 
huellas dactilares.

Hago fotografías obscenas
con el objetivo de mis pupilas,
erizo el vello de tu espalda,
de tus hombros, de tus brazos,
de tu cara, mientras entornas los ojos
para mirar el placer por dentro
de tu carne y de tus huesos.

Abandonas tu cuerpo,
lo dejas a mi merced y de las olas
de escalofríos que te recorren
como descargas, el espacio de las horas.

Vuelo rasante por el olor de tu cuerpo,
que se abre a mi paso como
las flores olorosas del naranjo, del almendro,
azahar de pasión y besos blancos.